Adria

La ciudad que impuso su nombre al mar Adriático

Situada en la zona del Delta del Po, entre Rovigo y el mar, Adria fue la localidad que le puso nombre al mar Adriático. Ya en el siglo VI a.C., servía de puerta de acceso a la Llanura Padana para griegos y etruscos, que entraban aquí en contacto con la población local celto-véneta. Hoy en día, llegando a Adria, se perciben principalmente dos colores en el paisaje: el azul de los canales y de los ríos y el verde de los campos fértiles. En el medio, una simpática localidad cuyos símbolos son sus hermosas y pintorescas riberas, escenario ideal para tranquilos paseos acompañados del lento fluir del agua.

El centro se extiende alrededor de la Plaza Garibaldi, también llamada plaza "Castillo", sobre la que se asoma la Catedral vecchia (Catedral vieja), el Palacio del Orologio, construido en la antigua sede del ayuntamiento, y otros edificios históricos. Por otra parte, la Catedral nueva, dedicada a los Santos Pietro y Paolo, contiene una sugestiva reproducción de la gruta de Lourdes.

La historia de Adria se lee visitando las salas del Museo Arqueológico Nacional, que expone hallazgos históricos - instrumentos y cerámicas - de la Edad de Hierro. A lo largo de suss canales navegables, nos encontramos con el Teatro Comunale, de merecida visita, que desde hace casi un siglo brinda un calendario de citas de lírica y prosa siempre interesantes. La antigua Basílica Santa Maria Assunta della Tomba, cuya construcción se remonta a los primeros siglos de la era cristiana, parece en realidad una suerte de basílica pagana más remota.

Más

Rutas recomendadas

Información

cerca



Photogallery